En Japón están de moda los Maid Cafe, cafeterías servidas por jóvencitas vestidas de doncellas estilo manga y decorados con un estilo infantil.

Saborear una copa de helado con forma de osito multicolor, sentado en una mesita de corazón, mientras una adolescente vestida de doncella en minifalda juega con usted a las ‘palmas palmitas’.  ¿Se le ocurre un plan mejor?

Lo que parece la fantasía erótica de un fetichista aficionado al manga podría ser un escueto resumen de la experiencia de visitar uno de los ‘Maid Cafés’ de Tokio. Nosotros lo hicimos hace un par de años en el distrito de Akihabara, en la zona que ahora se conoce como ‘Electric city’. En este barrio, que es algo así como la Meca del manga y los videojuegos, es donde en el año 2.000 abrieron los primeros Maid Cafe de Tokio, convirtiéndose en un éxito al poco tiempo en todo Japón.

Vista nocturna del barrio de Akihabara, la 'Electric city' de Tokio.

Vista nocturna del barrio de Akihabara, la ‘Electric city’ de Tokio.

¿Qué es un Maid Café?

El gusto de los jóvenes japoneses por el ‘Cosplay’ (vestirse como los personajes de cómic) ha sido una de las claves para que este tipo de establecimientos sean ya un atractivo más de este inclasificable barrio de Japón. Aunque cada café tiene sus propias particularidades, todos ellos coinciden en la estética de dibujos manga, y el ser atendidos por jovencitas vestidas de sensuales doncellas. Se dice que las maid no tienen edad porque viven ancladas permanentemente en los 17 años.

Aunque veíamos publicidad de este tipo de locales por todos lados, e incluso a algunas de estas ‘maids’ repartiendo folletos por la calle, lo que más nos costó fue encontrar la manera de entrar en ellos. El problema era que nosotros esperábamos entrar en una cafetería al uso, es decir un local a pie de calle con su puerta y su escaparate, pero en Japón las cosas funcionan de otra manera. Cuando uno busca algo debe mirar hacia arriba.

Una maid reparte flyers a la puerta del Maid Cafe Maidreamin3 en Akihabara, Tokio.

Una maid reparte flyers a la puerta del Maid Cafe Maidreamin3 en Akihabara, Tokio.

Cómo llegar a los Maid Café de Tokio

Nos decidimos por visitar uno de la cadena Maidreamin, que cuentan con una decena de estos locales por toda la ciudad. Después de mucho investigar y dar vueltas por ‘Electric City’ conseguimos deducir que había que subir al tercer piso de una especie de bloque de oficinas. La puerta de acceso desde la calle era bastante siniestra; un estrecho pasillo forrado de dibujos de chicas ‘manga’ daba paso a una escalerita de servicio no menos estrecha.

Después de subir tres pisos a pie llegas a una pequeña puertecita como la de cualquier casa, con su mirilla y todo,  llamas al timbre y esperas a ver que pasa. Si he de ser sincero esa primera sensación era como la de estar a punto de hacer algo prohibido o ilegal. Nos parecía que de un momento a otro íbamos a vernos metidos dentro de una casa de citas o algo así.

El pasillo de acceso al edificio donde se encuentra el Maid Cafe Maidreamin 3 en Akihabara, Tokio.

El pasillo de acceso al edificio donde se encuentra el Maid Cafe Maidreamin 3 en Akihabara, Tokio.

Cómo es un Maid Café de Tokio

Al abrirse la puerta la cosa cambió y la vida se volvió de color de rosa. Tras recibirnos una eternamente sonriente chica japonesa vestida de sirviente del siglo XIX (eso sí, con minifalda) nos hizo pasar al local donde lo primero que hicieron fue ponernos unas diademas con orejitas de leopardo. Al ver que éramos occidentales y que no teníamos ni idea de japonés llamaron a la única chica que se defendía un poco en inglés, que nos hizo de anfitriona. El recibimiento fue una mezcla de aplausos, reverencias muecas y bailecitos. Nos acomodaron en una mesita del fondo, con una excelente visión del escenariete donde otra de las Maid cantaba canciones infantiles en un karaoke.

Una Maid canta en el ecenario de Karaoke del Maidreamin 3 de Akihabara en Tokio.

Una Maid canta en el ecenario de Karaoke del Maidreamin 3 de Akihabara en Tokio.

Gracias a que tenían también la carta en inglés pudimos entender un poco el funcionamiento del asunto. Solo por entrar ya había que pagar 500 Yens por persona (unos 3,5 euros), lo que te da derecho a estar allí una hora. Además es obligatoria una consumición mínima. Nosotros pagamos la novatada y nos encasquetaron una especie de pack o menú, que incluía un helado, un batido, un café, una foto, un llavero y el derecho a subir al escenario a jugar y cantar con ellas.

Si no recuerdo mal, la broma nos salió a más de 20 euros por persona, aunque se podría decir que lo amortizamos con grandes momentos de diversión al más puro estilo otaku. En primer lugar nos trajeron un par de batidos decorados como si fuera aquello la Feria de Abril y mientras comíamos nuestra camarera intentaba hacernos aprender una canción en japonés. Aquí cualquier cosa que pides, ya sea un batido, una hamburguesa o una tortilla a la francesa vendrá decorada con formas de dibujos animados hechos con salsa de caramelo, ketchup, o cualquier otro tipo de condimento.

Después le llegó el turno a los helados: Dos magníficos ositos hechos con bolas de diferentes sabores, nata, chocolate y galletas. En esta ocasión nos toco jugar a una especie de piedra papel o tijera con ella, en el que, obviamente perdimos. Mientras merendábamos, algunos de los clientes del local iban subiendo al mini escenario a cantar con las chicas mientras el resto bailaban las coreografías desde sus asientos.

La comida en el Maid Cafe tiene siempre divertidas formas de personajes de dibujos.

La comida en el Maid Cafe tiene siempre divertidas formas de personajes de dibujos.

Cómo comportarse en un Maid Café de Tokio

Aunque pudiera parecer lo contario a primera vista, el respeto por las chicas en estos establecimientos es absolutamente escrupuloso. Hay reglas muy estrictas: No puedes hablarles si no te hablan ellas a ti primero. Está absolutamente prohibido tocarlas, ni darles la mano, así como pedirles cualquier tipo de información personal. Tampoco puedes hacerles regalos o hacer fotografías en el local (solo cuando ellas te lo indican y para hacerte fotos con la comida, no con las chicas).

Interior del Maid cafe Maidreamin3 de Tokio.

Interior del Maid cafe Maidreamin3 de Tokio.

Una de las cosas que más nos llamó la atención es que había clientes de todo tipo. Había una señora mayor sentada sola en una mesa que no dejó de cantar y bailar durante todo el rato que estuvimos allí. También había parejas de nuestra edad, grupos de chicos y chicas adolescentes, algún que otro ejecutivo trajeado y mucha, mucha, gente sola. Todos ellos se dejaban llevar en ese mundo rosa y artificial que daba la sensación de ser una fiesta de cumpleaños infantil donde todos los niños estuvieran atrapados en cuerpos de adulto.

Cuando acabamos el café y antes de irnos, nos tocó pasar la prueba final y subir al escenario donde nos obligaron a cantar y nos hicieron la polaroid de recuerdo debidamente customizada con corazoncitos y estrellitas. Una vez salimos de allí y pisamos la calle no éramos capaces de ponernos de acuerdo en cómo definiríamos la experiencia, pero muchos adjetivos, algunos de ellos contradictorios, nos rondaban por la mente: divertido, infantil, diferente, sórdido, original, extraño…

Nuestra bochornosa actuación sobre el escenario del Maid Cafe de Akihabara en Tokio.

Nuestra bochornosa actuación sobre el escenario del Maid Cafe de Akihabara en Tokio.

Cómo Llegar al Maid cafe Maidreamin de Akihabara en Tokio

Shares